Podríamos avanzar tanto…

Llevando una realidad acuestas sobre la crisis de violencia machista en Puerto Rico, todavía se sigue dando la espalda a nuestra verdad.

Cada vez que aparece una noticia sobre violencia hacia la mujer, me duele no porque la conozca, no porque me caiga súper bien o sepa cómo es, sino porque nadie tiene derecho de destruir una vida por el mero hecho de poseer o de retener a la fuerza. Ciertamente, es más diferente cuando te toca vivir de cerca un caso, vez a alguien sufrir por una crueldad que no tiene ninguna razón, más aún cuando la desesperación pueda ser tanta al punto de que tuvo el valor de contártelo, porque probablemente ya no puede más.

Sabes que necesita ayuda y no dudas en darle la mano, “estoy aquí”, “no te preocupes que todo va a estar bien”, “piensa en tu hijo, tus papás están muy angustiados”, pueden ser algunas de las frases que dirás, pues es tu amiga, tu hermana, tu mamá, tu prima o sobrina quien necesita de ti. Se hace muchas veces sin pensar, pues si hay una verdad, él no tiene derecho, no tiene que hacerlo, no puede volver hacerlo, no lo tienes que aguantar. Creo que son muchas verdades, que aún no queremos reconocer y enfrentar. Quizás debamos recordar que en la unión está el poder, la batalla y el apoyo que tanto se necesita para salir de esto.

Si eres o fuiste víctima de violencia doméstica sabes que un agresor que te agrede, humilla, restringe tu libertad o juega hacerse el macho, tiene todo para también tomar un arma y matar. Piensa, todo lo que hace esa mano que te ayuda, que está o estuvo allí, para ayudarte a escapar de una mala relación. Reflexiona, tienes o tuviste tiempo de salir con vida, muchas no lo tienen, o cuentan su historia desde una cama o silla de rueda. En otros casos, he visto que es una madre o hermana que tienen que hablar por la víctima pues ésta se encuentra estado vegetativo. Es mejor, llegar a cualquier lugar con personas que realmente te quieran, y no con el temor de qué tal vez, no vuelvas a abrazar el amor y el cariño genuino.

Publicado por Elizabeth Delgado Figueroa

Graduada de Periodismo (2010), y de Maestría en Redacción para los Medios (2015), soy una persona que ama leer y escribir sobre temas dedicados a los problemas de violencia que enfrentan las mujeres alrededor del Mundo 🌍. A través de mis escritos, espero ayudar a reflexionar de cuánto nos urje parar el abuso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: