Las ironías de las princesas y el héroe espacial

Desde pequeña los cuentos, las películas, novelas, música y demás retroalimentación que se podría tener en esa época, era acerca de todo lo que debía hacer una mujer para obtener a su “príncipe azul”.

Recuerdo, emocionada esperando los finales de las películas, novelas o cuentos donde por fin se casaba la princesa buena y virginal, con el príncipe, que aunque no se haya portado muy bien, no significaba nada porque al final estaba con su princesa la cual era incapaz de amar a alguien más. Tontamente, crecí con este pensar que luego me llevaría a sufrir el doble, por saber que el amor no se lleva con el irrespeto, ni a la fuerza y mucho menos dañándose tanto física como emocionalmente.

Les confieso, que estúpidamente pensaba que las mujeres eran las malas, por el simple hecho de ser mujer, y portarse indebidamente, según las reglas establecidas por todo lo que nos rodeaba. En conclusión, que triste era sentirse mujer y tener que perdonar siempre a un abusador o infiel, y odiar a la mujer que se interpusiera en el camino, o tener que entender que de verdad probablemente yo tendría la culpa de algo que causó esa situación. Al final, de alguna manera esa mujer se tenía que arrepentir de lo que hizo, y peor aún, jamás otro hombre la tomaría en serio. Pero, todo se encontraba en la normalidad de todo lo que había aprendido en la vida, la mujer debió, debe y deberá sufrir mucho, antes de que ese príncipe la encuentre, para aceptar sus errores y sin contradecirlo.

Hoy, podemos hablar mucho más de lo que en ese entonces pasaba en los cuentos de princesa que nos amontonaban los pensamientos, y que en su raíz son tan equívocos como los prejuicios. Siento que la responsabilidad de educar a través de los medios, debió siempre ser una sola cosa, somos libres, somos seres humanos y por tanto somos iguales. Adoctrinar, ha sido clásico por muchos años, y llevado acabo en miles de formas, incluso hoy todavía es una realidad que queremos tapar. La lucha no acaba, porque un grupo de personas se moleste y digan que está mal que Disney se preste para presentar un beso entre dos personas del mismo sexo, sino desde el principio cuando te contaban tantas estupideces, que hoy siguen rondando en nuestra cabeza y que nos cerraron el pensamiento para traer más guerra y desigualdad entre los seres humanos.

Publicado por Elizabeth Delgado Figueroa

Graduada de Periodismo (2010), y de Maestría en Redacción para los Medios (2015), soy una persona que ama leer y escribir sobre temas dedicados a los problemas de violencia que enfrentan las mujeres alrededor del Mundo 🌍. A través de mis escritos, espero ayudar a reflexionar de cuánto nos urje parar el abuso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: